Advertisement

NutritionFacts.org

¿Qué alimentos debemos comer y evitar para prevenir y tratar el reflujo ácido antes de que podamos estar en riesgo de conseguir el esófago de Barrett y el cáncer?

Advertisement

La enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) es uno de los trastornos más comunes del tracto digestivo. Los dos síntomas más típicos son la acidez y la regurgitación del contenido estomacal en la parte posterior de la garganta. Pero no es sólo dolor ardiente y sabor amargo en la boca. Causa millones de visitas al médico cada año, millones de hospitalizaciones. Y la complicación más temida es el cáncer.

Comienzas con un esófago normal. Y si el ácido sigue subiendo, este se inflama, y puedes conseguir una esofagitis, que puede convertirse en el esófago de Barrett, que puede convertirse en cáncer-adenocarcinoma. Para evitar todo eso, sólo tenemos que, en primer lugar, prevenir el reflujo ácido.

En las últimas tres décadas, la incidencia de este cáncer en los Estados Unidos se ha multiplicado por seis: un aumento mayor que el de melanoma, mama o cáncer de próstata. Y eso es porque el reflujo ácido está en aumento. En los Estados Unidos, estamos a la altura de una de cada cuatro personas sufriendo ardor de estómago y / o regurgitación ácida, por lo menos semanalmente, en comparación con un 5% en Asia, sugiriendo que los factores dietéticos podrían jugar un papel.

En general, el alto consumo de grasa se asocia con un mayor riesgo, mientras que los alimentos ricos en fibra parecen ser protectores. Las razones por las que la ingesta de grasa puede estar asociada con los síntomas de la ERGE y la esofagitis erosiva es porque los estudios en voluntarios han demostrado que cuando comemos alimentos grasos, el esfínter en la parte superior del estómago que se supone que mantiene la comida y el ácido debajo se relaja en presencia de grasa, y por lo tanto más ácido puede arrastrarse hasta el esófago.

Por ejemplo, si usted tiene voluntarios que comen una comida rica en grasa -un McDonald’s de salchicha y huevo McMuffin-y compara eso con una comida baja en grasa-los pasteles calientes de McDonald’s- hubo mucho más ácido inyectado en el esófago después de la comida alta en grasa.

Luego, en los últimos 20 años, se han publicado 45 estudios sobre la asociación entre el esófago de Barrett, el cáncer de esófago y la dieta. En general, encontraron que la carne y las comidas ricas en grasa parecían aumentar el riesgo de cáncer.

Advertisement

Aunque diferentes carnes se asociaron con cánceres en diferentes lugares: la carne roja estaba más asociada con el cáncer en el esófago, pero las aves de corral estaba más asociada con el cáncer en la parte superior del estómago. Mientras que las “alternativas de carne” como los frijoles y los frutos secos se asociaron con una disminución significativa del riesgo de cáncer, en consonancia con datos previos que sugieren un efecto protector de las fuentes de proteínas vegetales, así como frutas, verduras y antioxidantes.

Aquellos que comían la mayoría de los alimentos ricos en antioxidantes tenían la mitad de las probabilidades de cáncer de esófago, mientras que prácticamente no hay reducción en el riesgo entre los que utilizan suplementos vitamínicos, como la vitamina C o E en pastillas.

Los productos más protectores pueden ser verduras de color rojo anaranjado, hojas de color verde oscuro, jugo de bayas, manzanas y cítricos. Pero puede que no sean sólo las plantas. Comer alimentos saludables sobrepasa el comer menos alimentos saludables, por lo que puede ser una combinación de ambos.

Basado en un estudio de 3.000 personas, el consumo de alimentos no vegetarianos fue un predictor independiente de GERD, que en este estudio en la India presumible-mente incluía huevos.

Advertisement

Las yemas de huevo parecen inducir un aumento en una hormona de colecistocinina, que puede relajar excesivamente el esfínter que separa el esófago del estómago. La misma hormona se incrementa con la carne, lo que puede ayudar a explicar por qué el vegetarianismo parece ser un factor protector para la esofagitis por reflujo.

Los investigadores encontraron que aquellos que comían carne tenían el doble de probabilidad de reflujo inducida por la inflamación esofágica. Por lo tanto, las dietas vegetarianas pueden ofrecer protección, aunque es incierto si es atribuible a la ausencia de carne en la dieta, o a el aumento del consumo de alimentos saludables. Las dietas vegetarianas se caracterizan por un mayor consumo de frutas y verduras que contienen innumerablemente mas fitoquímicos, fibra dietética y antioxidantes que los omnívoros, además de limitar su consumo de fuentes animales de alimento, que tienden a ser más grasas, y luego pueden relajar ese esfínter y agravar el reflujo.

Ademas, GERD es común; sus consecuencias son enormes. Recidiva con frecuencia y puede causar sangrado y estenosis, por no hablar de un cáncer mortal. El pilar del tratamiento son los fármacos inhibidores de la bomba de protones, que acumulan miles de millones de dólares. Gastamos cuatro mil millones de dólares sólo en Nexium, tres mil millones en Prevacid, dos mil millones en Protonix, mil millones en Aciphex. Pero pueden causar deficiencias de nutrientes, aumentar el riesgo de neumonía, intoxicación alimentaria y fracturas óseas. Por lo tanto, es importante encontrar factores de riesgo corregibles y corregirlos. Los factores de riesgo corregibles conocidos son cosas como la obesidad, el tabaquismo y el consumo de alcohol, pero no hubo estudios sobre comer carne versus no comer carne. Pero ahora tenemos otro factor corregible para ayudar a prevenir esta enfermedad.

Para ver cualquier gráfica, imágenes, gráficos y cuotas sobre las que el Dr. Greger puede haberse referido, ver el video de arriba. Esto es solo una aproximación del audio de Katie Schloer.

Por favor considere ser voluntario para ayudarnos

A Special Message From Our Founders

Over the past few years of working with health experts all over the world, there’s one major insight we’ve learned.

You don’t have to rely on expensive medications for the rest of your lives.

Most health problems can often be resolved with a good diet, exercise and a few powerful superfoods. In fact, we’ve gone through hundreds of scientific papers and ‘superfood’ claims and only selected the top 5% that are:

  • Backed by scientific research
  • Affordable
  • Simple to use

We then put this valuable information into the Superfood as Medicine Guide: a 100+ page guide on the 7 most powerful superfoods available, including:

  • Exact dosages for every health ailment
  • DIY recipes to create your own products
  • Simple recipes

This offer is only available until December 31st, 2017. Make sure to grab your copy before the offer runs out.

Use Superfoods as Medicine e-book
Advertisement