Advertisement

Courtesia de NutritionFacts.org .

¿Hay suplementos alimenticios que puedan ayudar con la dermatitis atópica?

A continuación una aproximación al contenido del audio de este video. Para ver los gráficos, tablas, imágenes o citas a los que Dr. Greger se refiere, ve el video más arriba.

La ”dermatitis atópica”, más comúnmente conocida como eccema, se clasifica como ”la enfermedad de la piel, quizás, con la mayor carga de salud pública global”, solo porque es tan común. Probablemente uno de cada diez niños la tiene y alrededor del 3% de los adultos sufren de parches de piel roja y comezón. Los esteroides tópicos, como la crema de cortisona, han sido ”el pilar del tratamiento” desde su descubrimiento ganador del Premio Nobel en 1950.

Pero la gente le tiene miedo a los esteroides. No es raro que los pacientes expresen miedo y ansiedad irracionales sobre el uso de las cremas y ungüentos que contienen esteroides, una ”fobia” que puede surgir a causa de confusión entre los esteroides tópicos y los esteroides orales o inyectados, que tienen diferentes efectos. Los esteroides tópicos, verdaderamente potentes, pueden adelgazar tu piel, pero su grosor debe volver a la normalidad un mes después de dejar de usarlos. Así que sí, pueden causar efectos secundarios, pero la preocupación de la gente ”parece ser desproporcionada” frente al pequeño riesgo que representan. Sin embargo, si hay una manera de resolver un problema sin medicamentos, generalmente es preferible. ¿Qué hicieron con respecto al eccema antes de los años cincuenta?

Bien, en los años 30, algunos investigadores intentaron usar la vitamina D disuelta en aceite de maíz y, para su sorpresa, funcionó, pero también lo hizo el aceite de maíz, por sí solo, sin la vitamina D, el cual usaban como un control. Otros reportaron casos de mejoría después de suministrar aceite de linaza o, incluso, ¡manteca! La ”National Live Stock and Meat Board” (junta nacional de ganadería y carne) no quería quedarse por fuera de la acción. El problema es que ninguno de estos estudios tenía un grupo de control. Así que sí, si le suministras a alguien aceite de maíz durante 12 a 18 meses mejora; pero, quizás hubieran mejorado de todos modos. Uno nunca sabe hasta que lo pone a prueba.

Todos estos investigadores que afirmaron los beneficios del uso de grasas diversas aparentemente carecían ”de un gran interés” por hacer estudios controlados, pero no este investigador que probó algunos aceites y no encontró evidencia de beneficio en una rutina de tratamiento. La mayoría mejoró de cualquier manera, lo cual sugiere que los ”beneficios previos que se argumentaron pueden haber sido solo debido a los tratamientos habituales, quizás con un poco de entusiasmo”.

Advertisement

Para entonces, salió la hidrocortisona; así que la comunidad médica renunció a los enfoques alimentarios, hasta que se publicó esta comunicación en 1981 sobre el tratamiento del eccema con suplementos de aceite de onagra, que contiene ácido gamma linolénico, un omega-6 antiinflamatorio. Y de hecho, cuando se puso a prueba, pareció ayudar. Pero entonces, un estudio posterior más extenso no encontró ningún efecto.

Siempre que hay hallazgos contradictorios, ayuda el hacer un metaanálisis, en el cual se juntan todos los estudios. Hubo un estudio que mostró beneficios, uno que no lo hizo y, luego, otros siete estudios y siete de los siete mostraron beneficios. Así que, ”los resultados mostraron que los efectos de alguna marca de suplemento de aceite de onagra fueron casi siempre significativamente mejores que el placebo. Caso concluido, ¿verdad?

Bien, el análisis fue financiado por la misma compañía de los suplementos, lo cual podría ser una alerta. ¿Dónde exactamente se publicaron estos otros siete estudios? No lo fueron. La compañía simplemente dijo que hizo estos estudios pero nunca los publicó. Y, cuando se les pidió que los entregaran, dijeron que lo harían pero nunca lo hicieron, incluso amenazando con una demanda contra los investigadores que se atrevieron a cuestionar la eficacia de su suplemento.

Advertisement

Una revisión independiente no encontró evidencia de que el aceite de onagra o el aceite de borraja funcionaran mejor que el placebo. Y así, ”al darle las buenas noches a la historia del aceite de onagra, quizás despertaremos en un mundo donde todos los datos de las investigaciones clínicas salgan a la luz”.

El aceite de borraja, en realidad, tiene el doble de ácido gamma linolénico que el aceite de onagra y aun así no funcionó; pero eso no les impidió a los investigadores el ensayar el aceite de semilla de cáñamo, que evidentemente se ha utilizado como alimento y medicina durante miles de años. Intentaron darle aproximadamente un cuarto de taza de aceite de semillas de cáñamo a la gente todos los días durante unos meses y se descubrieron mejorías significativas en la sequedad de la piel, la irritación y la necesidad de medicamentos, pero no se comparó con un placebo.

De hecho, en cuanto a los suplementos alimenticios en general, ya sea ”el aceite de pescado, el zinc, el selenio, la vitamina D, E o B6, el aceite de espino cerval, el aceite de semillas de cáñamo, o el aceite de girasol, en conjunto, no hay pruebas convincentes de que al tomarlos se mejorara el eccema”.

Eso es decepcionante, pero espera un momento, eso es solo en cuanto a los suplementos orales. ¿Qué pasa con los remedios naturales aplicados tópicamente? Lo averiguaremos próximamente.

La traducción y edición de este contenido ha sido realizada por Leonardo Alanís Viviana Garcia.

Considera ser voluntario/a para ayudar en la página web.

A Special Message From Our Founders

Over the past few years of working with health experts all over the world, there’s one major insight we’ve learned.

You don’t have to rely on expensive medications for the rest of your lives.

Most health problems can often be resolved with a good diet, exercise and a few powerful superfoods. In fact, we’ve gone through hundreds of scientific papers and ‘superfood’ claims and only selected the top 5% that are:

  • Backed by scientific research
  • Affordable
  • Simple to use

We then put this valuable information into the Superfood as Medicine Guide: a 100+ page guide on the 7 most powerful superfoods available, including:

  • Exact dosages for every health ailment
  • DIY recipes to create your own products
  • Simple recipes

This offer is only available until December 31st, 2017. Make sure to grab your copy before the offer runs out.

Use Superfoods as Medicine e-book
Advertisement