Advertisement
Posted on: August 31, 2017 at 4:32 pm

¿Tus abuelos eran alérgicos a los alimentos? Estoy seguro que los míos no lo eran. Una dura comparación a la creciente epidemia de las alergias a los alimentos, la cual se empeora durante cada generación.

Entonces ¿Por qué tus abuelos no eran alérgicos a los alimentos? En realidad es bien simple…

  1.      Consumían verdaderos alimentos de temporada.

Los alimentos provenían de las fincas y mercaditos a principios de 1900s, y como los preservativos no eran ampliamente utilizados, la comida era fresca. Dada la falta de los alimentos procesados, sus dietas eran densas en nutrientes, lo cual les permitía obtener la nutrición que necesitaban a través de los alimentos.

Advertisement

Para los bebés, la leche materna era valorada y siempre estaba en temporada.

  1.      No hacían dietas, o tenían juegos restringidos con su cuerpo y metabolismo. Comían cuando había alimentos disponibles

Nuestros abuelos no fueron víctimas de las dietas de moda, la comercialización de los alimentos, contar calorías y otros hábitos perjudiciales en la alimentación que son populares hoy en día (en parte porque la infraestructura del mercadeo no existía aún). Por esto, ellos tenían un metabolismo saludable, y comían de acuerdo a las necesidades y antojos de su cuerpo.

  1.       Cocinaban los alimentos en casa, usando métodos tradicionales de preparación desde lo básico

Comprar alimentos procesados no era una opción y comer afuera era un lujo que pasaba pocas veces. Afortunadamente para nuestros abuelos estos hábitos incrementaron su salud.

  1.       No consumían OMG, aditivos, estabilizadores y espesantes

Claim Your FREE Copy of The Easy 5-Ingredient Ketogenic Diet Cookbook Now!

GET YOUR FREE BOOK!

Los alimentos aún no eran tratados con aditivos, antibióticos y hormonas que ayudaban a preservar su duración y rellenarle los bolsillos de los productores de alimentos a principios de 1900s a costas de la salud del consumidor.

  1.       Consumían el animal entero lo que incluía caldos de hueso ricos en minerales y vísceras
Advertisement

Los huesos del animal eran guardados o comprados para hacer caldos y sopas, y las vísceras siempre tenían un lugar especial en la mesa. Estos alimentos eran valorados por sus propiedades medicinales, y nunca eran desperdiciados.  

  1.       No iban al médico si se sentían enfermos o tomaban medicamentos. Las visitas al doctor eran ahorradas para lesiones accidentales y enfermedades que ponían en riesgo la vida.

Cuando les daba fiebre, esperaban a que se fuera. Cuando se sentían enfermos, tomaban sopa, caldos y descansaban en gran cantidad. No tenían un médico o enfermera en discado rápido y confiaban en la habilidad natural del cuerpo en sanarse mucho más de lo que hacemos hoy en día. Sus alimentos eran la medicina, así no lo supieran.

  1.       Pasaban mucho tiempo afuera

Nuestros abuelos no tenían mucha opción de quedarse en casa y jugar con sus teléfonos, computadores o sistemas de videojuegos. Jugaban en el sistema de juego original: bicicletas, columpios, y ¡Con la tan conocida Madre Naturaleza!

Y ¿Qué tiene que ver todo esto con las alergias a los alimentos?

Advertisement

La nutrición afecta CADA célula en nuestro cuerpo. La salud de nuestras células depende de la dieta y el estilo de vida. Las células generan tejido, los tejidos generan órganos y estamos compuestos por un sistema de órganos. Si tu nutrición es insuficiente, la integridad de cada célula, tejido y órgano en tu cuerpo sufrirá, así que puede que seas MÁS sensible a algunos alimentos en particular.

¿Qué opinas? ¡Compártenos tus comentarios!

Advertisement

A quick note from our founders


Claim Your FREE Copy of The Easy 5-Ingredient Ketogenic Diet Cookbook Now!

Discover 131 delicious fat-shredding keto recipes inside this special edition of this New York Times bestseller… plus more. And today we’re GIVING it away 100% FREE!

Get free book